Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

ARS ayuda a combatir la chinche del kudzu / mes de 2012 / La revista de Investigación Agrícola

Archivo   |   English    

Un adulto del chinche del kudzu. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Un adulto del chinche del kudzu.

ARS ayuda a combatir la chinche del kudzu

No sea engañado por el nombre común: El chinche del kudzu no es fidedigno.

Este insecto plaga sí se alimenta en los tallos del kudzu, el cual es una planta trepadora que causa muchos problemas en la parte sureña de EE.UU. Pero este chinche—Megacopta cribraria—también se alimenta en las legumbres, incluyendo la soja. En el estado de Georgia, donde este insecto originario de Asia fue descubierto por primera vez en EE.UU. en octubre del 2009, hay preocupaciones sobre un posible infestación del cultivo de cacahuetes, el cual tiene un valor de 2 miles de millones de dólares, y representa casi el 50 por ciento de los cacahuetes de EE.UU., según la Comisión de Cacahuetes de Georgia—por el insecto invasor.

Semejante al chinche apestosa, Megacopta—también conocido como el chinche globular de los frijoles—busca refugio dentro de hogares, edificios, y vehículos durante el otoño cuando las temperaturas bajan. Y cuando molestada, la chinche del kudzu también emite un olor fétido.

Sin embargo, los investigadores no han sido inactivos.

Por ejemplo, en la Unidad de Investigación y Cuarentena mantenida por el ARS en Stoneville, Misisipí, entomólogo Walker Jones está evaluando un enemigo natural del chinche—la avispa parasita Paratelenomus saccharalis. Walker recibió la pequeña avispa negra bajo una licencia de Japón en el 2011.

Aunque la avispa no pica, y es inocua para los seres humanos, las mascotas y otros animales, P. saccharalis es un enemigo principal de Megacopta en Japón. Específicamente, la avispa pone sus huevos dentro de los huevos de Megacopta. Después de empollar, las larvas de la avispa comen las larvas del chinche, de este modo reduciendo el tamaño de la próxima generación de los chinches.

En Norteamérica, no hay enemigos naturales específicos para reducir la población de la avispa, así que hay un interés en usar la avispa en un programa de control biológico. Pero antes de su utilización, la avispa tiene que satisfacer una lista larga de requisitos para confirmar su especificidad de huéspedes y su seguridad ambiental, comenzando con pruebas de cuarentena en Stoneville.

Megacopta es parte de una familia única de insectos que no ocurren en cualquier parte de las Américas. Por consiguiente, los investigadores creen que la importación de los enemigos naturales del chinche no representará una amenaza para las especies nativas de insectos en EE.UU. Si las investigaciones demuestran la seguridad de la utilización de Megacopta, obtener los permisos para lanzar un enemigo natural prometedor tal como P. saccharalis será más fácil. El establecimiento exitoso de esta avispa no sólo reducirá los daños a los cultivos, sino también limitará la rapidez y la intensidad de la propagación de Megacopta.

"Estoy evaluando huevos de las especies nativas de chinches relacionados a Megacopta para determinar si la avispa también ataca estas especies, y hasta la fecha, no había ningunos ataques", dice Jones, quien es líder de la Unidad de Investigación del Control Biológico de Insectos Plagas mantenida por el ARS en Stoneville. Él realiza las evaluaciones usando una fuente constante de chinches que representan cuatro familias y 15 especies enviadas por colegas en el ARS, el sector privado, y las universidades, incluyendo la Universidad de Georgia y la Universidad de Clemson.

Colaboradores en Asia y en el Laboratorio Europeo de Control Biológico en Montpellier, Francia, también están buscando los enemigos naturales de Megacopta.

En investigaciones relacionadas, el laboratorio de Jones ha desarrollado un método de congelar los huevos de Megacopta y descongelarlos cuando necesitados para estudios. Este proceso ayudará en la sincronización de la producción en masa y el lanzamiento de las avispas.

Además de las evaluaciones de las avispas, las investigaciones incluyen siguiendo la pista de Megacopta, el cual se ha extendido a los estados de Alabama, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee, y usando el método de la huella dactilar genética. Los científicos estadounidenses recientemente usaron este método sofisticado para corresponder el ADN de la población de Megacopta de Georgia al ADN de una población indígena de Japón. Este hallazgo podría ayudar a los científicos a descubrir cómo el insecto plaga llegó a EE.UU.

Mientras tanto, un esfuerzo dirigido por científicos universitarios está estudiando la biología básica del chinche del kudzu, sus preferencias en cultivos, su impacto económico, su vulnerabilidad a los productos químicos, y su vulnerabilidad a los insectos predadores nativos, parásitos y patógenos. Los investigadores quieren proveer una variedad de opciones de control a los agricultores. Puede ser algunos años antes de que las avispas lleguen para atacar los huevos del chinche, pero es probable que el chinche todavía estará en los campos agrícolas.

—Por Jan Suszkiw, ARS.

La versión en inglés de "ARS ayuda a combatir la chinche del kudzu " ("ARS Assists in Fight Against Kudzu Bug") fue publicada en la revista 'Agricultural Research' de mayo 2012.

Última Modificación: 5/1/2012
Footer Content Back to Top of Page