Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Informe de investigaciones de alimentos y nutrición, abril de 2009

Cubierto con manzana. Título: Informe de investigaciones de alimentos y nutrición. Enlace a la portada.

abril de 2009

 
Archivo

Contenidos

Compuesto de bayas reduce el efecto del envejecimiento Carotenoides de lechuga afectados por la luz UV en el invernadero
Tiempo extremo aumenta los niveles de antioxidantes en las semillas de soya Investigadores identifican variantes de genes que afectan las grasas sanguíneas
La nanotecnología podría ser usada para aumentar la seguridad alimentaria Elecciones alimentarias e indicadores de salud
Un nutriente sostiene la salud ósea con el tiempo Cámara de presión revela las grietas minúsculas en las cáscaras de huevos
Neutralizando la acidosis y la pérdida de hueso entre los adultos maduros Mariscos futuristas: Criando la cobia y el pámpano—fuera del mar
 

¿Comentarios o preguntas?
—Póngase en contacto con Kim Kaplan.

 

Compuesto de bayas reduce el efecto del envejecimiento

En un nuevo estudio, animales envejecidos que comieron una dieta rica en el compuesto pteroestilbeno, el cual está naturalmente presente en bayas y uvas, funcionaron mejor en pruebas que otros animales que no comieron la dieta enriquecida, según científicos con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS). El pteroestilbeno invirtió los efectos negativos mensurables del envejecimiento en la función cerebral y el funcionamiento conductual. Los resultados indicaron que, en ratas de edad avanzada, el pteroestilbeno fue eficaz en invertir el deterioro cognitivo, y también indicaron que mejoramientos en memoria fueron relacionados con los niveles de pteroestilbeno en el hipocampo del cerebro.

Más detalles

Contacto científico: James A. Joseph, teléfono 617-556-3178, USDA-ARS, Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento, Boston, Massachusetts.

Cajas de fresas, zarzamoras y arándanos
Una dieta con niveles altos de compuestos antioxidantes de bayas y uvas mejoró la capacidad cognitiva y la memoria de algunos ratones envejecidos en estudios en el laboratorio.

 

Contenidos


Campo de soya. Enlace a la información en inglés sobre la foto.
Científicos han descubierto que condiciones de crecimiento tales como el tiempo pueden influir en los niveles de antioxidantes en las semillas de soya.

Tiempo extremo aumenta los niveles de antioxidantes en las semillas de soya

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han descubierto que el tiempo y el clima tienen papeles claves en los niveles de una familia de antioxidantes escondidos dentro de las semillas de soya. Los investigadores analizaron los niveles de tocoferoles en las semillas de soya cultivadas en varios lugares en Maryland entre el 1999 y el 2002. El tiempo fue relativamente normal entre el 1999 y el 2001, pero hubo una sequía extrema y temperaturas más cálidas en el 2002. Había aumentos pequeños pero significativos en la proporción de alfa tocoferol en las semillas de la misma línea genética cultivadas en lugares más cálidos de la costa oriental de Maryland, comparadas con otras semillas de soya que maduraron bajo condiciones un poco más frescas. Pero bajo las condiciones extremas de sequía en el 2002, las líneas de maduración temprana tuvieron un aumento de hasta 3,5 veces más en el contenido relativo de alfa tocoferol, comparado con el contenido en otros años cuando había suficiente lluvia.

Más detalles

Contacto científico: Steven J. Britz, teléfono 301-504-6625, extensión 241, USDA-ARS, Laboratorio de Investigación de Componentes Alimentarios y la Salud, Centro Henry A. Wallace de Investigación Agrícola, Beltsville, Maryland.

 

Contenidos


La nanotecnología podría ser usada para aumentar la seguridad alimentaria

Un sensor biológico microscópico que detecta la bacteria Salmonella en pruebas de laboratorio ha sido desarrollado por un científico del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y sus colegas universitarios. El sensor también podría ser adaptado para detectar otros patógenos alimentarios. El sensor es parte de una ciencia conocida como la nanotecnología—el estudio y manipulación de materiales al nivel molecular o aun atómico, medidos en billonésimos de un metro, el cual es aproximadamente de 10 a 100 veces más delgado que un pelo humano. Los biosensores incluyen partículas fluorescentes de tinte orgánico pegadas a algunos anticuerpos de Salmonella. Los anticuerpos se pegan a las bacterias Salmonella, y luego el tinte se ilumina como un faro, facilitando la detección de las bacterias.

Más detalles

Contacto científico: Bosoon Park, teléfono 706-546-3396, USDA-ARS, Unidad de Investigación de Evaluaciones de Calidad y Seguridad, Centro Richard B. Russell de Investigación, Athens, Georgia.

Gran colonia de las bacterias Salmonella en una caja de Petri. Enlace a la información en inglés sobre la foto.
Un sensor biológico microscópico que puede detectar las bacterias Salmonella—mostradas aquí en una caja de Petri—en pruebas de laboratorio ha sido desarrollado por un científico del ARS y sus colegas universitarias.

 

Contenidos


Un surtido de frutas y verduras vistosas.
Los pigmentos vegetales comúnmente encontrados en las frutas y verduras vistosas parecen tener un efecto protector contra la pérdida de hueso en los adultos mayores, según los resultados de un nuevo estudio. Foto cortesía de los Institutos Nacionales de la Salud.

Un nutriente sostiene la salud ósea con el tiempo

Los hallazgos de un nuevo estudio patrocinado por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) indican que algunos pigmentos naturales encontrados en plantas podrían ayudar a proteger contra la pérdida de hueso en hombres y mujeres mayores. Durante los cuatro años del estudio, estos pigmentos, llamados carotenoides, se relacionaron con algún nivel de protección contra pérdidas en la densidad mineral ósea en la cadera en los hombres y en la espina lumbar en los mujeres. Los investigadores no observaron ninguna relación en otros sitios de los huesos. Los resultados indican que hay un efecto protector de los carotenoides, especialmente con el licopeno, contra la pérdida de hueso en los adultos mayores. Los investigadores concluyeron que los carotenoides podrían explicar, en parte, los efectos protectores previamente observados del consumo de frutas y verduras con relación a la densidad mineral ósea.

Más detalles

Contacto científico: Katherine Tucker, teléfono 617-556-3351, USDA-ARS, Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento, Boston, Massachusetts.

 

Contenidos


Neutralizando la acidosis y la pérdida de hueso entre los adultos maduros

Un nuevo estudio patrocinado en parte por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) sugiere que la neutralización de una dieta que produce ácidos podría ser importante en reducir la descomposición de hueso durante el envejecimiento. Los hallazgos de otros estudios reportados por el ARS han indicado que el consumo de cantidades excesivas del calcio no es el método más eficaz de proteger el hueso. Un grupo de 78 voluntarios recibieron uno de dos bicarbonatos—o potasio o sodio—junto con su dietas y regímenes de ejercicio usuales. Los voluntarios que recibieron los bicarbonatos consumieron una cantidad de bicarbonato equivalente a aproximadamente nueve porciones de frutas y verduras diariamente. Los resultados mostraron que los 78 voluntarios que recibieron los bicarbonatos tuvieron reducciones considerables en sus niveles de los biomarcadores relacionados con la pérdida de hueso y las fracturas, comparados con los niveles de estos biomarcadores en un grupo de 84 voluntarios que no recibieron los bicarbonatos.

Más detalles

Contacto científico: Bess Dawson-Hughes, teléfono 617-556-3066, USDA-ARS, Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento, Boston, Massachusetts.

Frutas y verduras recién cortadas. Enlace a la información en inglés sobre la foto.
Parece que consumir frutas y verduras para neutralizar una dieta que produce ácidos puede ayudar a disminuir la degradación ósea durante el envejecimiento.

 

Contenidos


Tres lechugas que han recibido tratamientos diferentes de la luz UV.
La cantidad de compuestos fenólicos en lechuga de hoja verde producida en invernaderos se puede cambiar con exposición a niveles diferentes de la luz ultravioleta (UV). La planta mostrada a la izquierda recibió ninguna de la luz UV; la planta en el centro recibió solamente la luz UV-A; y la planta a la derecha recibió ambas la luz UV-A y UV-B, resultando en niveles más altos de antioxidantes. Foto cortesía de Steve Britz, ARS.

Carotenoides de lechuga afectados por la luz UV en el invernadero

Cultivar el tipo correcto de la lechuga de hoja verde en invernaderos durante el invierno—y exponiéndola al tipo correcto de luz ultravioleta—podría aumentar los niveles de los carotenoides nutricionalmente beneficiosos, según un estudio por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS). La exposición a la luz UV-A y UV-B aumentó significativamente las concentraciones de carotenoides y clorofila en las variedades de lechuga de hoja verde, mientras reduciendo un poco, pero significativamente, los niveles de los compuestos en las variedades de lechuga de hoja roja. De manera interesante, niveles significativamente más altos de otros fitoquímicos fenólicos fueron producidos en las variedades de lechuga de hoja roja, comparados con los niveles en las variedades de lechuga de hoja verde bajo las mismas condiciones de tratamiento con la luz UV. Entre las variedades de lechuga de hoja verde, bajo idénticas condiciones de luz y crecimiento, la variedad de lechuga 'Concept' tuvo aproximadamente 10 veces más del carotenoide llamado luteína, comparada con la variedad 'Black-Seeded Simpson'. También, la cantidad de luteína en dos variedades verdes—'Marin' y 'Waldmann's Dark Green'—aumentó más de doble después de recibir la luz UV-A y UV-B, cuando comparada con el nivel de luteína en la lechuga que recibió solamente la luz normal.

Más detalles

Contacto científico: Steven J. Britz, teléfono 301-504-6625, extensión 241, USDA-ARS, Laboratorio de Investigación de Componentes Alimentarios y la Salud, Centro Henry A. Wallace de Investigación Agrícola, Beltsville, Maryland.

 

Contenidos


Investigadores identifican variantes de genes que afectan las grasas sanguíneas

Un grupo de científicos en un centro de investigación patrocinado por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) ha identificado nuevos sitios genéticos donde hay variaciones comunes de ADN que son relacionadas con desequilibrios en las concentraciones de los lípidos sanguíneos (grasas). Estos hallazgos proveen otro adelanto en la comprensión de la contribución genética a la dislipidemia, la cual es una condición que incluye la producción excesiva de la lipoproteína de baja densidad (el colesterol "malo" LDL) y triglicéridos, y una producción insuficiente de la lipoproteína de alta densidad (el colesterol "bueno" HDL). Aunque cada uno de los 30 loci causó un efecto moderado individualmente, el análisis sugiere que si una persona tiene más variantes genéticas asociadas con desequilibrios en las concentraciones de los lípidos sanguíneos, también tiene más riesgo de padecer la dislipidemia. Juntos, los 30 loci explican un porcentaje significante de la contribución genética a los niveles de lípidos entre individuos.

Más detalles

Contacto científico: José Ordovas, teléfono 617-556-3102, USDA-ARS, Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento, Boston, Massachusetts.

Dibujo de ADN.
Un nuevo estudio ha revelado una asociación entre 11 sitios genéticos y los niveles de colesterol y triglicéridos en los humanos. Imagen cortesía de Microsoft Clipart.

 

Contenidos


Dibujo de una hamburguesa, papas fritas y una gaseosa en una bandeja.
Para las personas que tienen de 31 a 50 años de edad, el consumo de una alta proporción de la comida rápida se asocia con un indice de masa corporal más alto. Imagen cortesía de Microsoft Clipart.

Elecciones alimentarias e indicadores de salud

Un estudio por una nutricionista con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) muestra que entre los estadounidenses de edades de 31 a 50 años, obtener una proporción más grande de calorías totales de los restaurantes convencionales de comida rápida fue asociado con un índice de masa corporal (IMC) más alto. El IMC es un índice del peso de una persona en relación con su altura, y es usado para calcular la grasa corporal. La nutricionista y sus colegas analizaron los hábitos de comer de más de 2.000 voluntarios de edades de 19 a 50 años. La relación significativa entre el IMC y el consumo de comida rápida encontrada en el grupo con edades de 31 a 50 años no fue encontrada en los 894 voluntarios del grupo con edades de 19 a 30 años.

Más detalles

Contacto científico: Rhonda Sebastian, teléfono 301-504-0343, USDA-ARS, Centro de Investigación de Nutrición Humana, Beltsville, Maryland.

 

Contenidos


Cámara de presión revela las grietas minúsculas en las cáscaras de huevos

Un sistema prototipo que utiliza una cámara de presión y una cámara fotográfica para encontrar grietas muy pequeñas, llamadas microgrietas, en las cáscaras de huevos frescos ha sido desarrollado por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS). El sistema podría ayudar al sector de los huevos a encontrar microgrietas que a menudo pueden escapar detección durante la clasificación de los huevos. La tecnología emula a los clasificadores humanos que aprietan los huevos para detectar las grietas. Los investigadores construyeron una cámara de presión prototipo que aplica una breve presión negativa para jalar ligeramente la cáscara de huevo hacia fuera para exponer cualesquier grietas que están presentes, sin causar grietas en los huevos intactos. La cámara fotográfica toma una foto antes de y durante de este proceso para "ver" si la cáscara está agrietada. El sistema detectó el 99,4 por ciento de las grietas de cáscara de huevo mientras grabando solamente el 0,3 por ciento de falsos negativos. En comparación, los clasificadores humanos profesionales tuvieron una tasa de detección de grietas del 85,8 por ciento, con el 1,2 por ciento falsos positivos.

Más detalles

Contacto científico: Kurt C. Lawrence, teléfono 706-546-3527, USDA-ARS, Unidad de Investigación de la Seguridad y Calidad de Huevos, Centro Richard B. Russell de Investigación, Athens, Georgia.

Huevo con grieta.
Cámara de presión revela las grietas minúsculas en las cáscaras de huevos

 

Contenidos


Pámpano en una red. Enlace a la información en inglés sobre la foto.
Investigadores del ARS están desarrollando métodos de criar peces de agua salada, tales como este pámpano, en tanques cientos de millas lejos del mar.

Mariscos futuristas: Criando la cobia y el pámpano—fuera del mar

Un grupo de científicos que incluye ingeniero agrícola Timothy J. Pfeiffer, nutricionista de pez Martin A. Riche, y biólogo de pez Charles R. Weirich con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Fort Pierce, la Florida, está determinando cómo mejor criar la cobia y el pámpano en la tierra, cientos de millas lejos del mar, en grandes tanques de agua fresca o un poco salada. Los tanques son parte de lo que se conoce como un "sistema de recirculación en acuicultura" o SRA. Este tipo de sistema limpia el agua para usarla otra vez. Estos sistemas ofrecen el potencial de reducir descargos de agua residual de granjas acuícolas al 3 por ciento o menos de la cantidad total de agua usada cada día. La comida no utilizada y los desperdicios colectados en el sistema podrían ser reciclados como un fertilizante rico en nutrientes.

Más detalles

Contacto científico: Timothy J. Pfeiffer, teléfono 772-465-2400, extensión 360, USDA-ARS, Centro Nacional Harry K. Dupree de Investigación de Acuicultura, con sitio de trabajo en Fort Pierce, la Florida.

 

Contenidos


Última Modificación: 4/13/2009
Footer Content Back to Top of Page