Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Informe de investigaciones de alimentos y nutrición, junio de 2008

Cubierto con manzana. Título: Informe de investigaciones de alimentos y nutrición. Enlace a la portada.

Junio de 2008

 
Archivo

Contenidos

Aumentando la absorción del hierro por los bebés Hechos sobre las grasas podrían llevar al comer más sano
Estudio correlaciona la obesidad con el número de horas frente a la televisión Hay estrés aun con el comer, pero los antioxidantes pueden ayudar
Los compuestos fenólicos prometedores de las plantas El mejor método para enfriar a los pollos depende del agua
Las personas de edad avanzada también se benefician del ejercicio Investigaciones del ARS llevan a verduras más nutritivas
Las guías alimentarias y la probabilidad de tener el síndrome metabólico Preservando una colección única de la col forrajera de Carolina
 

¿Comentarios o preguntas?
—Póngase en contacto con Kim Kaplan.

 

Aumentando la absorción del hierro por los bebés

Investigadores con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y la Universidad de Cornell han desarrollado nuevas técnicas para aumentar la cantidad de hierro que los bebés pueden absorber de la comida sólida. El grupo procesó muestras congeladas en seco del hígado de pollo y la carne de res en una batidora, de este modo reduciendo la carne a partículas pequeñas y uniformes. Ellos descubrieron que estas partículas—que se distribuyen igualmente por todo el cereal—pueden servir como una fuente de hierro suplementario para los bebés. Adicionalmente, los resultados de pruebas in vitro indicaron que la absorción del hierro de cereal suplementado con las partículas de la carne de res fue aumentada cuando se aumentó la duración del procesamiento en la batidora. Los hallazgos de esta investigación pueden ayudar a mitigar la anemia causada por deficiencia de hierro, un problema de salud que afecta como un tercio de la población global.

Más detalles

Contacto científico: Raymond Glahn, teléfono 607-255-2452, USDA-ARS, Centro Robert W. Holley de Agricultura y Salud, Ithaca, Nueva York.

Alimentando un bebé. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El procesamiento de alimentos puede aumentar la cantidad de hierro absorbido por los bebés.

 

Contenidos


Niña preescolar comiendo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Para los niños preescolares, una dieta nutritiva y menos horas frente a la televisión podrían llevar a mejoramientos en la salud. Foto cortesía del USDA.

Estudio correlaciona la obesidad con el número de horas frente a la televisión

Niños preescolares que tienen 2 años de edad o más no deben pasar más de dos horas por día frente a la televisión y la computadora, según la recomendación de la Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés). Pero investigaciones en el Centro de Investigación de Nutrición de Niños (CNRC por sus siglas en inglés) mantenido por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Houston, Texas, han mostrado que muchos niños preescolares exceden esta recomendación. Los investigadores usaron datos de la Encuesta Nacional del Examen de Salud y Nutrición que involucró un grupo diverso de más de 1.800 niños preescolares de 2 a 5 años de edad, con respecto a su número de horas frente a la televisión o en el uso de computadora. Los investigadores compararon a los niños que vieron más de dos horas de televisión o videos con aquellos que vieron dos horas o menos, y los utilizadores de la computadora con niños que no la usan. Luego los investigadores relacionaron esos hábitos con varios resultados de salud relacionados con la obesidad. Los resultados mostraron que los niños que sobrepasaron la recomendación de AAP sobre el número de horas frente a la televisión o videos tenían más probabilidad de ser demasiado gordos o tenían un riesgo más alto de ser demasiado gordos.

Más detalles

Contacto científico: Jason Mendoza, teléfono 713-798-7055, USDA-ARS, Centro de Investigación de Nutrición de Niños, Houston, Texas.

 

Contenidos


Los compuestos fenólicos prometedores de las plantas

Dos químicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han desarrollado un nuevo método estandarizado para detectar pequeñas variaciones en los tipos y las cantidades de los compuestos fenólicos en alimentos. La capacidad de identificar componentes alimentarios potencialmente beneficiosos es importante para realizar estudios clínicos de nutrición y para desarrollar guías dietéticas. Utilizando el nuevo método, los químicos han identificado casi 60 componentes fenólicos en las hojas de ginkgo biloba, incluyendo muchos que nunca han sido detectados en la hierba popular. Ellos también usaron el método único de perfilar para identificar compuestos fenólicos en más de 360 otros alimentos, tales como el orégano mexicano, la piel de la manzana Fuji, la semilla de soya, brócoli, habichuelas secas, té y café.

Más detalles

Contacto científico: James Harnly, teléfono 301-504-8569, extensión 261, USDA-ARS, Centro de Investigación de Nutrición Humana, Beltsville, Maryland.

Dos químicos del ARS usaron un método único de perfilar para identificar compuestos fenólicos en más de 360 alimentos, incluyendo el té. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Dos químicos del ARS usaron un método único de perfilar para identificar compuestos fenólicos en más de 360 alimentos, incluyendo el té.

 

Contenidos


Mujer mayor haciendo ejercicio. Enlace a la información en inglés sobre la foto
La actividad física puede mejorar la funcionalidad del cuerpo humano, aun entre algunas personas de edad avanzada que tienen problemas de salud física.

Las personas de edad avanzada también se benefician del ejercicio

Científicos financiados por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han provisto nueva información sobre cómo las personas de edad avanzada también pueden participar en actividades físicas para mejorar la calidad de vida. En un estudio reciente con un grupo de 213 voluntarios que tienen de 70 a 89 años de edad, los voluntarios que perseveraron en un programa de actividad física obtuvieron los mejoramientos más significativos en su funcionamiento físico. Los voluntarios que tuvieron los mejoramientos de salud más significativos hicieron ejercicios por 150 minutos o más cada semana. Los hallazgos del estudio fueron publicados en la revista 'Medicine & Science in Sports & Exercise' (Medicina y Ciencia en Deportes y Ejercicio).

Más detalles

Contacto científico: Roger Fielding, teléfono 617-556-3016, USDA-ARS, Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento, Boston, Massachusetts.

 

Contenidos


Las guías alimentarias y la probabilidad de tener el síndrome metabólico

Basado en una evaluación de los hábitos dietéticos de un gran grupo de tanto hombres como mujeres, investigadores financiados por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han descubierto que las personas cuyas dietas eran las más similares a las Guías Alimentarias para los Estadounidenses del 2005 (DGAs por sus siglas en inglés) tenían menos probabilidad de tener el síndrome metabólico. Para el estudio, el síndrome metabólico se definió como una condición médica que ocurre en las personas que tienen por lo menos uno de los siguientes tres riesgos a la salud: la obesidad abdominal, el pobre control de azúcar en la sangre, los niveles altos de grasas en la sangre, los niveles bajos del "bueno" colesterol HDL, y la alta presión sanguínea. En este estudio, una relación causa-efecto no podía ser demostrada entre una dieta más saludable y menos frecuencia del síndrome metabólico, según los autores. Pero entre los indicadores de dieta y salud de más de 3.000 participantes estudiados, los investigadores descubrieron que las personas con el síndrome metabólico tenían la tendencia de consumir una dieta menos consecuente con las DGAs del 2005.

Más detalles

Contacto científico: Paul Jacques, teléfono 617-556-3322, USDA-ARS, Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento, Boston, Massachusetts.

Logotipo de "MiPirámide" del USDA
Las personas con el síndrome metabólico tienen la tendencia de consumir una dieta menos consecuente con las Guías Alimentarias para los Estadounidenses del 2005.

 

Contenidos


Roscas de pan, galletas secas, queso y otros alimentos. Enlace a la información en inglés sobre la foto
La elección de alimentos tiene un impacto considerable en la cantidad de grasa saturada en la dieta. Un croissant tiene aproximadamente el mismo número de calorías que un rosca de pan, pero 32 veces más grasa saturada.

Hechos sobre las grasas podrían llevar al comer más sano

Las Guías Alimentarias para los Estadounidenses del 2005 incluyeron por primera vez la recomendación de que la gente consuman solamente el nivel lo más bajo posible de los ácidos grasos trans. Investigaciones importantes realizadas por científicos en el Centro de Investigación de Nutrición Humana (BHNRC por sus siglas en inglés) mantenido por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Beltsville, Maryland, contribuyeron a esta conclusión. En el estudio preliminar del ARS, 58 voluntarios adultos se alimentaron con cuatro diferentes dietas controladas. Las dietas variaron en el contenido y tipo de grasa: una dieta con un nivel moderadamente alto de ácidos grasos trans; una con un nivel alto de esos grasos; una con un nivel alto de grasas saturadas; y una con un nivel alto del ácido oleico, el cual se considera como beneficioso para el corazón. El estudio mostró que después de cada una de las dietas con ácidos grasos trans o grasa saturada—opuesta a la dieta con el ácido oleico—los niveles del colesterol LDL de los voluntarios fueron significativamente aumentados.

Más detalles

Contacto científico: Alanna Moshfegh, teléfono 301-504-0170, USDA-ARS, Centro de Investigación de Nutrición Humana, Beltsville, Maryland.

 

Contenidos


Hay estrés aun con el comer, pero los antioxidantes pueden ayudar

En cuatro estudios clínicos con voluntarias femeninas sanas, científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) descubrieron que la capacidad antioxidante de muestras de la plasma sanguínea de las voluntarias se redujo después del consumo de una comida sin antioxidantes. Pero los científicos también descubrieron, por primera vez, que consumir uvas con la misma comida evitó cualquier disminución en la capacidad antioxidante de la plasma sanguínea de las voluntarias durante las dos horas inmediatamente después de comer la comida—el período cuando la digestión es la más rápida. Los experimentos fueron parte de un estudio más grande que comparó la capacidad del cuerpo humano de utilizar los antioxidantes en las cerezas Bing, las ciruelas secas, el jugo de la ciruela seca, las frutas kiwi, las uvas rojas, las fresas y los arándanos silvestres. Los científicos usaron un método desarrollado por ARS y llamado "Capacidad de Absorción de Radicales de Oxígeno" (ORAC por sus siglas en inglés) para evaluar la capacidad antioxidante de las frutas. Ellos documentaron sus hallazgos en la revista 'Journal of the American College of Nutrition' (Revista del Colegio Americano de Nutrición) en 2007.

Más detalles

Contacto científico: Ronald Prior, teléfono 501-364-2747, USDA-ARS, Centro de Nutrición de Niños, Little Rock, Arkansas.

Cerezas Bing. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los investigadores del ARS están estudiando las diferencias en la biodisponibilidad de antioxidantes en alimentos tales como las cerezas Bing.

 

Contenidos


Científico examina el cadáver de un pollo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El tecnólogo alimentaria Douglas Smith prueba la eficacia de dos métodos del enfriamiento de los pollos para controlar el crecimiento de patógenos bacterianos.

El mejor método para enfriar a los pollos depende del agua

El enfriamiento es un paso importante en el procesamiento de los cadáveres de aves de corral antes de venderlas, y hay diferentes maneras de hacerlo. Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en el Centro Richard B. Russell de Investigación en Athens, Georgia, recientemente compararon dos métodos del enfriamiento para determinar cuál es el mejor para los procesadores. El enfriamiento por inmersión—la sumersión de los cadáveres de aves de corral en tanques del agua fría o en una mezcla de hielo y agua—es el método predominante ahora usado en EE.UU. Otros métodos incluyen el enfriamiento por aire seco soplando aire frío sobre los cadáveres, y el enfriamiento evaporativo, el cual utiliza una combinación del aire frío y la vaporización de agua. Ambos métodos de enfriamiento—por sumersión y por aire—satisficieron el criterio para limitar el crecimiento de patógenos bacterianos en los cadáveres. Pero un pollo tierno también es muy importante a los consumidores. Los investigaciones mostraron que el enfriamiento por aire produjo filetes de pechuga de la calidad más alta y rindió más carne cocinada, comparado con el enfriamiento por sumersión. Los procesadores también podrían ahorrar aproximadamente 4,5 mil millones de galones de agua cada año si todos los 9 mil millones de pollos procesados anualmente en EE.UU. serían enfriados con aire.

Más detalles

Contacto científico: Douglas Smith, teléfono 706-546-3132, USDA-ARS, Centro Richard B. Russell de Investigación, Athens, Georgia.

 

Contenidos


Investigaciones del ARS llevan a verduras más nutritivas

La lechuga iceberg es el ingrediente principal de muchas ensaladas, y criadores de plantas con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Salinas, California, han desarrollado una técnica experimental para aumentar su valor nutritivo. Científicos en la Unidad de Investigación del Mejoramiento y la Protección de Cultivos, mantenida por el ARS en Salinas, abrieron las hojas de las lechugas iceberg mientras su crecimiento, de este modo previniendo la formulación de cogollos bien apretados. Con más de la superficie expuesta a la luz del sol, las lechugas acumularon dos veces más hierro y calcio y cinco veces más vitamina C que la típica lechuga iceberg. Científicos en la Unidad de Investigación de Cultivos Vegetales mantenida por el ARS en Madison, Wisconsin, ayudaron a aumentar los niveles de beta-caroteno en la zanahoria, y ahora están trabajando para producir los mismos resultados en el pepino y el melón. Los mismos investigadores también están usando los métodos clásicos de crianza de plantas para aumentar los niveles de compuestos naturales en la cebolla y el ajo que benefician al corazón.

Más detalles

Contactos científicos: Lechuga—Beiquan Mou, teléfono 831-755-2893, USDA-ARS, Unidad de Investigación del Mejoramiento y la Protección de Cultivos, Salinas, California; Melones y pepinos—Philipp Simon, teléfono 608-262-1248, USDA-ARS, Unidad de Investigación de Cultivos Vegetales, Madison, Wisconsin.

Zanahorias, cebollas, ajo y pepinos. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Gracias a las investigaciones de los científicos del ARS, las zanahorias, las cebollas, el ajo y los pepinos de hoy en día tienen un sabor mejorado y contienen niveles más altos de nutrientes.

 

Contenidos


La col forrajera. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos están recogiendo semillas de variedades tradicionales de la col forrajera para preservación en la Colección Estadounidense de Introducción de Plantas.

Preservando una colección única de la col forrajera de Carolina

La col forrajera, un cultivo relacionado con el broccoli, repollo y coliflor, siempre ha sido un alimento básico en la región sureña de EE.UU. Pero su cultivación comercial se expandió dramáticamente en el siglo XX, y ahora es dominada por unas pocas variedades híbridas. Mark Farnham, quien es genetista de plantas con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), fue líder de un grupo de investigadores que buscaron variedades únicas de la col forrajera en las llanuras costeras de Carolina. Los investigadores querían encontrar y preservar las variedades tradicionales de la col forrajera—es decir, variedades locales de esta verdura hojosa que han sido cultivadas de las semillas pasadas de generación en generación. Los investigadores colectaron 87 muestras distintivas de semillas de la col forrajera de estos jardines pequeños—variedades que de otra manera podrían desaparecer en el futuro próximo.

Más detalles

Contacto científico: Mark Farnham, teléfono 843-402-5300, extensión 5327, USDA-ARS, Laboratorio Estadounidense de Verduras, Charleston, Carolina del Sur.

 

Contenidos

Última Modificación: 6/3/2008
Footer Content Back to Top of Page