Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Aprendiendo más sobre los microbios en el viento / 6 de febrero de 2013 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Tormenta de polvo cerca de Lubbock, Texas. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Investigaciones por científicos del ARS están proveyendo nueva información sobre el movimiento de microbios en los suelos transportados por los vientos fuertes. Estos conocimientos podrían llevar a mejores maneras de minimizar los daños causados por la erosión eólico.


Lea más

Aprendiendo más sobre los microbios en el viento

Por Dennis O'Brien
6 de febrero de 2013

Con el uso de un túnel de viento y la tecnología avanzada relacionada con el ADN, científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están descubriendo más sobre los movimientos de microbios en los suelos transportados por los vientos fuertes. Este estudio podría revelar información útil sobre la salud del suelo y podría llevar al desarrollo de las prácticas de manejo que minimizan los daños causados por la erosión eólica.

La erosión eólica es un tema emergente en los esfuerzos relacionados con la conservación del suelo. Científicos del ARS han estudiado los suelos erosionados desde los años treinta, pero no había muchos estudios sobre el efecto del viento en las bacterias, los hongos y los protozoos en el suelo.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés).

Los investigadores creen que hay una necesidad creciente de estudiar los patógenos y las bacterias importantes a la agricultura y transportadas en el viento. Científica del suelo Veronica Acosta-Martinez, quien trabaja en la Unidad de la Erosión Eólica y la Conservación de Agua mantenida por el ARS en Lubbock, Texas, se concentró en las poblaciones bacterianas que se pueden clasificar con la secuenciación del ADN. Ella trabajó con Terrence Gardner, quien era científico visitante con la Universidad A&M de Alabama.

Los investigadores colectaron el polvo en el aire y muestras de un tipo de suelo orgánico propenso al erosión eólica de los campos donde los agricultores produjeron papas, remolachas y cebollas, y expusieron el polvo y las muestras de suelo a las condiciones ventosas dentro de un túnel de viento. Ellos caracterizaron todas las bacterias encontradas, con atención particular a los tipos de bacteria asociados con las partículas gruesas y los tipos asociados con las partículas más finas.

Ellos clasificaron las bacterias en cada tipo de suelo y sedimento erosionado usando el proceso de pirosecuenciación, la cual permite la identificación de hasta 100 veces más ADN que los métodos tradicionales. Los resultados, los cuales han sido publicados en línea en 'Journal of Environmental Quality' (Revista de Calidad Ambiental), demostraron que ciertos tipos de bacterias conocidos como Bacteroidetes fueron más predominantes en el polvo fino. Otros tipos de bacterias llamados Proteobacterias fueron más predominantes en los sedimentos gruesos.

Estudios han demostrado que las Bacteroidetes resisten el desecamiento y por consiguiente pueden sobrevivir en las condiciones extremas cuando son transportadas a larga distancia por el viento. El hecho de la asociación de las Proteobacterias con los sedimentos gruesos, los cuales no viajan tan lejos, podría explicar la capacidad de suelos de retener calidades importantes a pesar de los vientos perjudiciales. Las Proteobacterias tienen un papel importante en los ciclos de carbono y nitrógeno, y su destino en tormentas de polvo será estudiado en el futuro, según Acosta-Martinez.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de febrero del 2013.

Última Modificación: 2/5/2013
Footer Content Back to Top of Page